jueves, 17 de abril de 2008

ENTRE EL ENTUSIASMO DE UNAS HORAS Y EL MURMULLO DE TODOS LOS DIAS.

Durante las vocingleras protestas de los cruzados verdes, que tuvieron el entusiasmado apoyo de muchos habitantes de las ciudades, se manifestaron una serie de elementos estratégicos para la vida de una nación que entendemos deben ser analizados y rebatidos con independencia de la indignación que nos puede provocar este intento de golpe mediático que se pretende llevar a cabo.

Por ejemplo, el agrarismo propone una política de distribución del ingreso de tipo geográfica, sustituyendo el que obedece a las necesidades sociales y políticas de una nación, que es la correcta.

La propuesta oculta del agrarismo no es otra cosa que reclamar para sí la mayor cantidad de esos ingresos, no creados fundamentalmente como producto de un esfuerzo productivo y/o de inversión, si no como consecuencia del incremento mundial de los precios de los comodities.

Así reclaman para sus productos precios que generarían una inflación que en los hechos constituiría un claro atentado a las condiciones de gobernabilidad e institucionalidad. Esto es una manifestación de grave irresponsabilidad social o de oscuros intereses que desconocemos.

Esto implica un intento de desplazar al Estado en la definición de las políticas, y su contenido es un modelo económico basado en ventajas comparativas, en contraposición a un modelo de desarrollo equilibrado e integral fundamentado en una industria independiente y un vigoroso mercado interno que asegure el abastecimiento local autónomo, alejado de los vaivenes de la situación internacional.

Lo más grave, desde el punto de vista político, es que se intenta imponer ideas y objetivos a partir de la confusión y no de la racionalización y el conocimiento.

Las cuestiones citadas en los párrafos anteriores son parte constitutiva de un modelo de nación y no pueden ni deben ser asociadas a la eficacia o los errores de un gobierno.

Basta recordar la época de Menem, en la cual, con la absurda propuesta de erradicar la corrupción se llevó adelante una política de privatización y desmantelamiento del Estado cuyas nefastas consecuencias hoy muy pocos (aunque los hay) se atreven a sostener.

Hoy, al igual que en aquella época, hay una complicidad en los medios con esas prácticas engañosas orientadas a confundir y a alejar el debate público de las cuestiones estratégicas que señalamos.

Cuando escribimos esta nota vemos en y por todos los medios la “indignación y el escándalo” por supuestas conductas del Secretario de Comercio. Esta actitud, de ser cierta, no tiene ni por asomo el nivel de violencia de las prácticas del agrarismo en las últimas semanas. Sin embargo, sobre esas barbaridades fue y sigue siendo llamativo el silencio.

Llevaron adelante un lock out orquestado y dirigido al desabastecimiento, que causó premeditadamente problemas mucho más graves que aquellos otros casos que el establishment ha criticado permanentemente con sumo rigor y dureza, cuando otros reclamos sociales y/o gremiales realizaron sus protestas.

No es un dato menor, para hacer una sencilla comparación, que se realizaron en forma coordinada y sistemática, (una operación de bloqueo cuasi militar), cientos de cortes de rutas abarcando múltiples vías de comunicación sobre el territorio de no menos de ocho provincias.

Todo esto y muchas otras manifestaciones que se hicieron, representan un peligroso avance sobre decisiones que son privativas de un gobierno y de los organismos parlamentarios en ejercicio, y no de políticas surgidas de intereses corporativos. Lo cual constituye de por sí una obvia contradicción con las reiteradas manifestaciones de fe patriótica y democrática con que adornaban todos sus actos y de la cual se hicieron eco todos los medios.

Cuando planteamos al comienzo de la nota que es necesario dar respuesta a esos cuestionamientos políticos y estratégicos lo hacemos en el convencimiento que eso lo debe hacer el movimiento peronista. Cualquier propaganda del gobierno, por más ingeniosa y elaborada que sea, no es suficiente.

Recordamos lo expuesto en nuestra nota “El movimiento peronista debe ser el fundamento de todo gobierno peronista” :“...pero el accionar del Estado tiene límites, a menos que se convierta en una institución confesional o autoritaria. El gobierno puede sugerir conductas pero no obligar. Siempre hay un orden social, bueno o malo – de acuerdo a lo que piense cada uno -, ahora la conducta y la forma en que actuamos dentro de ese orden debería ser una decisión individual pero no siempre lo es, porque ahí intervienen los factores ideológicos interesados que a través de diferentes medios condicionan el papel de los individuos o los grupos. Conseguir que las mayorías acuerden y se organicen en función de los intereses nacionales es tarea de las instituciones políticas o sociales.”

No vemos otra forma de consolidar un pensamiento diferente al que difunden los medios periodísticos que la de llevar adelante lo que en ese momento planteamos.

Es momento en que el movimiento genere un mensaje esclarecedor y unificador para que cada uno, luego de incorporar la creatividad que significa una discusión, pueda volcar a la sociedad una posición, sobre todo en aquellas cuestiones que hacen a lo estratégico de los intereses nacionales.

En la ausencia de actividad de nuestro movimiento es donde aparecen nuestras debilidades.

En la Ciudad de Buenos Aires, donde seguramente política y electoralmente está la mayor dificultad del gobierno, es donde se nota de modo más trágico esas falencias.

El Partido Justicialista no existe, los locales han desaparecido y aquellos que existen están cerrados.

El interventor del distrito Alberto Fernández no sabemos si quiere, pero de lo que sí estamos seguros es que no puede, porque no tiene la capacidad de llevar en ese espacio una tarea muy importante.

Y lo decimos, no gratuitamente, sino a partir de su experiencia en lo peor del peronismo, el menemismo y el cavallismo. Antecedentes de los cuales nunca se ha retractado o rectificado.

Los dirigentes que votamos, Filmus y los diputados y concejales u otros dirigentes como Iribarne, Bonasso, Arguello, etc., estuvieron totalmente ausentes en la contención política e ideológica del peronismo capitalino.

No podemos esperar de Scioli y de su gabinete (el mediático doctor Zinn o el ex fiscal Stornelli) actitudes diferentes.

Creemos que era fácil prever una conducta falta de coherencia y lealtad del gobernador Schiaretti, funcionario de confianza de Menem disfrazado de guerrillero cuando la visita de Fidel Castro.

Es inaceptable la conducta de Venegas, Secretario General de las 62 Organizaciones, supuestamente la base del movimiento sindical peronista. Como todo vandorista antepuso sus relaciones y negocios con la patronal por encima de los intereses estratégicos nacionales. Él no podía dejar de estar en todas las manifestaciones de defensa de un gobierno peronista.

Sin duda, equipos donde la base es la amistad, generan grados de confianza que pueden servirle de mucho a quienes están al frente, pero para un gobierno popular esto no alcanza, lo fundamental es la fuerza política.

Para un gobierno peronista su principal apoyo debe ser un Movimiento activo.

También es cierto que el Movimiento Peronista no necesita que lo pongan en acción, de por sí lo puede hacer y lo ha demostrado a lo largo de su historia, pero no nos parece que existiendo un gobierno que tendría que ser el principal interesado en ese movimiento activo, este deba llevar a cabo un accionar marginal a las políticas de ese gobierno.

En política la mística la entendemos como la fuerza espiritual para llevar adelante un acuerdo alcanzado colectivamente.

Reuniones donde uno puede expresar entusiasmo, alegría, etc, ayudan a fortalecer esa mística pero tal vez es más importante aquella que surge del diálogo cotidiano y constante compartido entre compañeros.

Los que hacemos este blog, sumados a quienes pueden adherir a él tal vez apenas llenemos un living. Pero estamos convencidos que hay muchos livings como éste con los cuales se pueden llenar varios salones, y esos salones un estadio o una plaza, con la diferencia de que ese resultado conlleva una comprensión y un compromiso diario que es mucho más efectivo que el que genera el entusiasmo de una tarde en una plaza llena.

ERNESTO CANCECO




12 comentarios:

Pepe dijo...

Compañero Ernesto:
Según mi entender el Movimiento como usted plantea, estuvo activo hasta finales de la década del 60, luego la aparición de las bandas armadas utilizando la violencia como "método político", estrechó abruptamente la posibilidad de desarrollo y funcionamiento de la tarea política no violenta de las organizaciones populares.
Luego vino "el proceso" con su secuela maldita y llegamos a los tumbos a "la democracia" en 1983.
Desde esa fecha hasta aquí, todos los que se hicieron con el poder de las estructuras formales del peronismo, la sigla y los símbolos, lo hicieron para la lucha electoral, a ninguno se le pasó por la cabeza hacer política con el pueblo (poner en marcha el movimiento).
Este gobierno peronista no parece ser la excepción, al igual que todos los opositores acciona con el método de que "la política se hace en círculos cerrados", como una práctica elitista.
Esto hace que no tengan vasos comunicantes con la sociedad e ignoren cuales son los problemas que afectan al pueblo.(Esta es la versión inocente, ya que si conocen los problemas y no hacen nada por solucionarlos, habría que adjetivar de otra manera). Por eso el proyecto del tren bala cuando no se puede viajar razonablemente en ningun tren o hay que hacer maravillas para juntarse con las monedas para viajar en colectivo.

Usted dice: "pero no nos parece que existiendo un gobierno que tendría que ser el principal interesado en ese movimiento activo, este deba llevar a cabo un accionar marginal a las políticas de ese gobierno."

Ningún gobierno va a poner en marcha el "Movimiento", es mucho mas fácil gobernar de esta manera, ya lo dijo el prócer Grosso, prefiero 5 minutos con Grondona que discutir horas en una reunión de militantes.
Por otra parte, cuales son, donde están los dirigentes que tienen la estatura política de conducir al Movimiento sin volcar en la 1era. curva?.
Lo suyo me parece utópico.
Los peronistas odian hacerle oposición pública a un gobierno propio, pero la única forma de poner en activo al Movimiento, es comenzar desde abajo, porque desde arriba nunca lo van a hacer.
Saludos

El 4161 dijo...

Estimado compañero Pepe:
Entiendo que cuando ud. hace referencia a una idea útopica se está refiriendo a la idea de que desde el gobierno se active el movimiento. Efectivamente, es muy dudoso que eso pueda llegar a suceder. Al menos no hay antecedentes que nos hagan esperanzar en eso.
Estamos señalando lo acertado que sería haberlo hecho, o hacerlo hoy. Inclusive lo señalamos no para este gobierno, ni para el pasado, sino para cualquier otro futuro gobierno peronista.
De hecho creemos que son los métodos políticos los que, fundamentalmente, definen al peronismo. Es el camino, y no el destino, por decirlo de otro modo.
Pero nuestra propuesta, la que hacemos desde nuestra modesta posición, es la que resumimos en nuestro último párrafo. Por otro lado es la única que podemos hacer, no estamos en estructuras del estado ni del movimiento.
De hecho el poder compartir y debatir virtualmente y con seriedad en este sitio y oportunidad junto a otros compañeros a los que de a poco vamos llegando puede significar un comienzo.
Un abrazo

pepe dijo...

Me encantó eso de:
"De hecho creemos que son los métodos políticos los que, fundamentalmente, definen al peronismo. Es el camino, y no el destino, por decirlo de otro modo."
Gracias.

Niceforo dijo...

el "movimiento" es el aparato clientelar al servicio de quien lo financie. Los K han demostrado un pragmatismo amoral en estos 4 años y medio de gestión. El menemismo coqueteaba con la UCEDE, el kirchnerismo es lo mismo solo con un supuesto guiño a la "izquierda" (¿?). Lastima que no se construya una alternativa real desde el campo popular que seguramente debería incorporar a muchas voces que hoy están en el gobierno

El 4161 dijo...

Estimado Niceforo: Todo lo contrario, el Movimiento Peronista en funcionamiento es la mejor garantía de que no exista esa "manipulación clientelar" a la que vos te referís. De ahí nuestros planteos sobre la necesidad imperiosa de impulsarlo.
Existe una similitud entre el gobierno de Menem y el de Kirchner. Es que ambos han hecho experimentos políticos en el que han privilegiado la incorporación de sectores y/o personajes no surgidos de las organizaciones naturales del movimiento peronista, y le han dado un reducido espacio a éste, con los consiguientes problemas derivados.
A nuestro criterio el "campo popular", que para nosotros tiene otro nombre, está definido desde hace muchos años, y por el momento, esa definición está viva y vigente. O al menos no creemos que sea ni necesario, ni posible desarrollar otro frente sino recuperar la extraordinaria creatividad y potencialidad política del peronismo.
A partir de eso se pueden plantear, sí, alianzas tácticas o estratégicas con sectores sociales y/o políticos que amplíen el apoyo el proyecto nacional y popular.

Juan Cruz dijo...

Disculpen con todo respeto pero porque todo el que no piensa como ustedes es tildado de gorila?

El 4161 dijo...

Juan Cruz:
A quién tildamos de gorila?

Rob Rufino dijo...

Estos chacareros garkas han logrado que quienes criticábamos a los K en muchas cosas como el tren bala, su falta de debate, su política tributaria regresiva (que sigue siendo la que puso martinez de hoy y cavallo) hoy estemos apoyando a este gobierno.

Abrazo,

Rob Rufino
Rosario - Argentina
http://www.catanpeist.com.ar

El 4161 dijo...

Gracias Rob

Juan Cruz dijo...

Como a quien a todo aquel que no esta de acuerdo con el peronismo ustedes lo tratan de gorila en sus post

El 4161 dijo...

Juan:
En nuestro post acerca de la soja empleamos el término "gorila" como un recurso para el título.

En el artículo "El gorilismo tipográfico" definimos que es para nosotros "el gorilismo" como concepto y rebatimos las ideas de Verbitsky acerca del peronismo.

Nunca descalificamos a nadie con ese término, es mas nunca descalificamos a alguien con adjetivos, tratamos de desarrollar ideas u opiniones y desarmar argumentaciones.

Si lees los artículos, podremos discutir aquellas ideas con las que no estés de acuerdo.

Gracias por pasar.
Saludos.

Juan Cruz dijo...

Me encantaria si es con respeto, lo que pasa es que muchas veces me encuentro con peronistas que a la primera argumentacion que no pueden responder te salen con que sos un gorila , cuando uno solo expone su libre pensamiento
Pero si estan abiertos a un debate con altura encantado de poder debatir